viernes, 4 de julio de 2008

HOLA ARIEL¡¡¡

Me da gusto saber que ya te reportaste.

¿Sabes si en Tezcvco hay condiciones para hecer lo que dice Perea?

Hay que considerar que es época de lluvias...

Ojalá puedas ayudarnos a localizar a los colegas que faltan y a enviar la invitación para la reunión. Adicionalmente, te pido de favor que me envíes copia a este correo, que es donde estoy concentrando todo lo de la reunión... el correo jzavalaruiz@gmail.com es el personal.

Suerte en tu nuevo empleo, que dicho sea de paso cuando sepas de alguno avísame... qué tal y ahora sí me salgo del D.F. jejejeje

Ya tengo la primera compilación de los nombres con sus datos de contacto y la publicaré el día de mañana. Así que hay que aprovechar el fin de semana para hacer unas cuantas llamaditas por teléfono y que en cadena, logremos localizar a los colegas... To estoy muy confiado en que lograremos superar el número de asistentes de hace cinco años, que fue de unos 120 colegas...

Bueno lo de joviales, creo que ya no será posible tanto, ya hay menos pelo y algunas canas (también al aire, jejejeje!), pero creo que ahora tenemos mucha más madurez que cuando salimos o ¿me equivoco? Ahora, los roces joviales e infantiles de su momento han pasado a una amistad más allá del tiempo y la distancia, que claro que sólo la memoria lo hace posible y que bien lo ilustró Tello, nuestro entrañable colega que tuvo la fortuna de "regalarnos" voluntaria e involuntariamente, mucha de esos extraordinarios momentos que aún recordamos con jocosa alegría.

Si bien, el tiempo ha pasado, y algunos de nosotros ya tenemos hijos o posiblemente hasta nietos, seguimos recordando lo que ha sido, creo que para todos, la base de nuestra vida hoy en día. Querámoslo o no, seguimos cortados por la misma tijera y aunque algunos ya no han regresado a nuestra Alma Mater, creo que siguen regresando vitualmente a consultar el sitio web de Chapingo y de nuestra especialidad.

Recordamos con nostalgia aquellos años de "matadas" y desvelos, de desñamanadas, de gavioteos en el internado y en los cubículos de Irrigación, de futbol, de caguamas, del Gallo, de la séptima, de la alberca, de el estadio y sus encuentros deportivos, de los toros salvajes y de lo salvaje de esos toros, de la diosa de la abundancia, de las circasianas y los baños de cumplaños, de la siempre ordenada biblioteca central y sus espaciosos lugares para leer y dormir muy a gusto, de los campos de El Horno y su pista de "entrenamiento", del periférico y su carreras del toro, de la prepa y sus áulas prefabricadas que tuvimos el honor de inaugurar, de los viajes de estudio a todo el país, de nuestros profes siempre respetados y alguno que otro, reconocido como neófito y falto de experiencia y de didáctica que nos ponía a dormir en las clases y a temblar en los exámenes... de Don Juanito (RIP), de los técnicos de los laboratorios que nos ayudaron, de Tlapeaxco convertido por nosotros en Chupiaxco, de nuestras compañeras de grupo que soportaron nuestras bromas pesadas, pero que apreciamos mucho... De las novias, que aprovecharon de la suprioridad numérica del sexo fuerte, del Chilo y sus chuladas, del Margatito en la foto memorable, de las fakiriadas en los viajes de estudio y la fayuca y las calculadoras Texas Instruments famosas en su tiempo, de los galanes que llevaban una novia diferente a cada fiesta...

En fin, tantos recuerdos que a pesar del tiempo, seguinrán en nuestra memoria. Y para que no se borren, les propongo que escribamos algo para el blog que abrió Tello para todos...

Saludos y un abrazo,

Jesus Zavala
(Re-bautizado como el Ruso Zavalovsky)